Acuerdo de Unión Civil una realidad hoy.

Durante décadas se pensó que el Homosexualismo y el Lesbianismo eran una enfermedad mental y no fue hasta el año 1974, que se excluyó del Manual  Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales (DSM), debido a que se logró acreditar científicamente que ser homosexual, lesbiana o bisexual, no alteraba los procesos mentales de éstos, su capacidad de socialización o juicio de la realidad.

En Chile la iniciativa de un Acuerdo de Unión Civil, fue una de la promesas del ex Presidente Sebastián Piñera, la cual debido a la falta de apoyo de su propia coalición de derecha, no llegó a concretarse.

Posteriormente, esta iniciativa fue acogida por la actual Presidenta Michelle Bachelet, quien durante su campaña presidencial prometió concretarla, es así como posteriormente a ser electa la Presidenta le dio carácter de urgencia al proyecto, logrando aprobarla el primer año de su mandato.

Creo importante a mi juicio antes de adentrarnos en el Acuerdo de Unión Civil, debemos preciar que se entiende por matrimonio en nuestra legislación, el Artículo 102 del Código Civil, dice textual “El matrimonio es un contrato solemne el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”.

De acuerdo a lo anterior se desprende que solo un hombre y una mujer pueden contraer matrimonio, pero que es lo que hace la aprobación del Acuerdo de Unión Civil, en definitiva crea un nuevo estado civil para los chilenos, ya no solo es soltero, casado, viudo o divorciado, sino que desde su aprobación existe el convivientes civiles.

Pero que es Acuerdo de Unión Civil, es una institución fundamental para aquellas parejas que conviven sin estar casadas, la cual no discrimina el sexo de estas dos personas que deciden unirse para toda la vida, en definitiva lo que el legislador logra es reconocer que existen de otras formas de ser familia en Chile, distinta al matrimonio, así poder protegerla.

Antes de la existencia de esta forma de ser familia, lo que ocurría que dos personas del mismo sexo decidían vivir juntas por toda su vida y durante esta convivencia adquirían patrimonios en común, asimismo adquirían deudas, las cuales quedaba a nombre de uno de ellos, el problema comenzaba si esta convivencia se terminaba, el que tenía los bienes a su nombre era propietario de ellos dejando en total desamparo al otro y quien había adquirido las deudas se debía hacer cargo de ellas.

Peor aún, al momento del ocaso de uno de ellos específicamente el que tenía a su nombre los bienes, éstos quedaban como herencia para sus familiares, ya que según nuestra legislación una persona solo puede testar una cuarta parte de sus bienes y solo en caso que no exista ningún heredero puede testar el total del bien, lo que deja al otro sin posibilidad de poder continuar haciendo uso de los bienes que juntos adquirieron, quedando a expensas de la buena voluntad de los herederos.

Situación que no solo se ve al momento de tener que decidir quién se queda con los bienes, sino que también al momento que uno de ellos se encuentra hospitalizado, ya que el otro ni siquiera podía ingresar a la sala del hospital en donde se encontraba su pareja, ya que no podía acreditar un vínculo con éste, sin mencionar que no tenía ninguna injerencia en la toma de decisiones respecto a donde sepultar los restos mortales de su pareja.

En definitiva, lo que se logró con la aprobación del Acuerdo de Unión Civil, es entregar una protección patrimonial, como asimismo de los derechos de quienes optan por esta nueva forma de ser familia, que sin lugar a duda no es nueva, pero que solo hoy en día es reconocida en nuestro país, logrando con esto hacer de este Chile un país con mayor igualdad para todos, con menos discriminación y desamparo.

No podemos dejar de recordar una fecha histórica en nuestro país, el día 22 de octubre del año 2015, día en que Roxana Ortiz y Viviana Gómez, se transforman en la primera pareja que se unen ante la Ley en la modalidad de Acuerdo de Unión Civil, pero no solo la sociedad civil se ha abierto a esta nueva forma de familia lo es también Carabineros de Chile, ya que el día 20 de abril de este año el Cabo Hugo Alcalde se transforma en el primer uniformado en contraer un Acuerdo de Unión Civil, con el respaldo de su institución, quienes para él fueron fundamentales al momento de tomar la decisión.

Pero Chile no fue pionero en esta iniciativa, ya se había instaurado en Colombia quienes en el año 2007, legalizaron la unión de hecho con la salvedad que después de dos años de convivencia acreditada, permitía la incorporación en los sistemas de salud, de pensiones y con el reconocimiento respectivo al patrimonio. Pero este país fue un poco más allá, cambió en su legislación la obligatoriedad legal que dice “La unión de un hombre y una mujer” a “La unión entre dos personas”.

Chile ha dado los primeros pasos, pero aún queda camino por recorrer, aún queda legislar respecto a un matrimonio igualitario y en la posibilidad de adoptar hijos en familias del mismo sexo. En la conciencia colectiva de muchas personas queda el paradigma que parejas de homosexuales o lesbianas, tiene problemas del tipo mental o conductual, que los hijos que se crían en ese ambiente replicarían estas conductas anómalas, pero esto dicta mucho de la realidad estudios serios avalan que hijo de parejas del mismo sexo sufren menos síndromes de alineación parental, es decir el síndrome de padres separados que se pelean por el amor de sus hijos, asimismo que parejas del mismo sexo son más atentos a las necesidades de sus hijos y utilizan menos el castigo físico como una herramienta en el aprendizaje, logrando imponer a sus hijos el reforzamiento de las acciones positivas. Otros estudios han demostrado que las madres lesbianas tienen la misma capacidad de generar apego seguro con los hijos adoptivos o de vientre de alquiler.

Otros estudios han demostrado que los hijos de parejas del mismo sexo han logrado desarrollar las características propias del rol que se espera que desarrollen, esto acreditado mediante a sus conductas y elecciones.

Existe la burda creencia que hijos de padres del mismo sexo son potenciales víctimas de abusos sexuales por parte de sus padres, ya que es bien sabido que la mayor cantidad de delitos sexuales se origina de parte de hombres heterosexuales del entorno familiar de las víctimas.

Chile ha dado un gran paso al aprobar Acuerdo de Unión Civil, pero aún queda mucho que recorrer, desde la esfera legislativa como también desde el común de la ciudadanía, ya que aún existen personas y grupos de personas que desde su ignorancia tiene discursos abusivos y discriminatorios en contra de personas que tiene por opción vivir sus vidas junto a personas del mismo sexo, ya que no debemos olvidar que la carta fundamental de derechos humanos señala que nadie puede sufrir de injerencias arbitrarias y abusivas en su vida privada.  A pesar que estos grupos manifiestan que están haciendo uso  derecho a expresión al decir lo que piensan sobre los demás, deben recordar que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás.

Comments are Closed