La Responsabilidad Social Empresaria, comienza por casa.

No es una falacia, pensar que quien emprende una actividad económica lo hace pensando en obtener utilidades de esa manera perpetuar el negocio, para lo cual se aplican diversas estrategias tanto logísticas, producción, comercialización, marketing, venta y paralelo a ellos se incorporan diversas herramientas de control de gestión, los cuales arrojarán resultados, que darán a la empresa un status en la industria. Sin lugar a duda una acción no cuestionable, lo que se planea en este artículo, es la necesidad y obligación de la empresa hacer suya e incorporar en su visión y misión, estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que va más allá de una acción aislada de caridad o marketing, para dar a conocer un nuevo producto con bajo costo en publicidad, sino que la empresa adopte como una responsabilidad tanto o más importante, como el pago de los impuestos o cotizaciones mensuales. Como define Francois Vallaeys, la RSE, “es el conjunto de prácticas que forman parte de su estrategia corporativa, y que tiene como fin evitar daños y/o producir utilidades, a los interesados en la actividad de la empresa”. No es menor, comenzar con uno de los principales interesados, “los empleados”, que no son otra cosa que colaboradores para alcanzar el éxito de los objetivos de la organización. Ya en el siglo XVIII, Adams Smith, plantea la necesidad de preocuparse no solo de factores técnicos, sino también humanos, cuando establece las directrices de la empresa. A este factor lo denominó Capital Humano, siendo éste el factor más importante y más difícil de administrar, ya que se trata de personas individuales, únicas e irrepetibles, con distintas necesidades y distintas motivaciones. Aquí radica la importancia de entender y gestionar al personal como Capital Humano, al cual mediante un proceso de capacitación continúo y constante alcanza maximizar sus habilidades, haciéndolo más autónomo en su labor y por ende más productivo, ya que no solo hará bien su tarea, sino que podrá ser parte de otros procesos al interior de la misma organización. Por lo que, ninguna organización puede no contar con un programa de capacitación para sus colaboradores, ya que ésta será una herramienta fundamental en el desarrollo de la empresa y le permitirá a ésta, estar más preparada para enfrentar los cambios en su entorno, ya sean tecnológicos, político-social o económicos, logrando expandirse de mejor manera en el mercado y ser más competitiva. Atrás quedó el concepto y la visión del trabajador como “Mano de Obra Bruta o Calificada” o también el concepto de “Recurso Humano”, para hoy entender al trabajador como un sujeto con emociones, necesidades y deseos de evolucionar y así sentir que crece, siendo éstas las principales razones al momento de decidir permanecer o retirarse de una organización.

Comments are Closed