July, 2017

now browsing by month

 

La Administración Pública para los próximos años.

Hace un par de días leía un artículo en un prestigioso diario nacional, en donde decía que cierto sector político estaba pensando en cómo perpetuarse en el poder un periodo más, de ser electos en las próximas elecciones y la discusión era en torno a potenciar los emergentes liderazgos que fueran apareciendo en el primer período, lo que a mi juicio deja ver que aún no centramos la mirada en lo que realmente importa.

Lo importante está en mirar cómo va mutado la forma de administrar el país en tiempos marcados por la fuerte influencia de cambios políticos, sociales y económicos frutos de la globalización, es importante centrar las miradas en como las naciones han perdido cuotas de poder sobre sus propias economías ante el imperio de los mercados globales, porque no es menos cierto que la influencia de los gobiernos se reduce mientras crece el poder de las políticas internacionales.

Y es acá donde nace lo realmente importante, el Gobierno y la Administración del Estado, ya que éstos cumplen un rol fundamental, haciéndose cargo de las áreas en donde el mercado no es eficiente, pero sobre todo debe hacerse cargo de las fallas de mercado, produciendo bienes y servicios públicos, para satisfacer las necesidades de los ciudadanos en forma eficiente y eficaz.

Pero ¿cómo hacer esto?, el Gobierno debe entender que para lograr esto se debe incorporar mecanismos de alta competencia que permita el desarrollo de sistemas de máxima calidad en la gestión pública y dejar atrás la historia de ineficiencia pública.

Ya ha quedado demostrado cómo la crisis económica de un país, por muy lejos que se encuentre, afecta la economía de otros países, sumado a eso, que una característica de la Globalización es sin duda la inestabilidad del sistema financiero internacional, por lo que unos de los puntos fundamentales para los Gobiernos debe ser la estabilidad económica interna, ya que no existe un organismo capaz de establecer y hacer cumplir normas generales a nivel internacional, sobre los Bancos Centrales y política monetaria.

Ante esta necesidad cada vez más imperante, la administración pública debe incorporar instrumentos de gestión privada a su quehacer diario, se debe gerenciar la gestión pública como una gran empresa que produce bienes y servicios indispensables para sus clientes, utilizando modernas herramientas de gestión en post de los resultados deseados mediante la correcta, disciplinada y flexible administración de recursos.

No es menos cierto, que la Gestión Pública a pesar de los esfuerzos realizados en el pasado, hoy en día ha perdido credibilidad ante los usuarios y ciudadanía en general, en cuanto a ser un eficiente prestador de servicio social, debido a su lentitud en los procesos e ineficientes alcance de las políticas públicas, ante un mercado de consumidores cada vez más conocedores de sus derechos, deberes y que a la vez le han perdido el miedo a expresarse y lo hacen libremente.

Acá radica la importancia de poder entender de parte del aparato estatal, que los usuarios acostumbrados a los cambios vertiginosos en el sector privado, esperan que la Administración del Estado se adecúe a los nuevos tiempos y se adapten a conductas de mercado, en la entrega de un servicio integral bajo parámetros de calidad.

Por lo cual, el desafío que la Gestión Pública Chilena tiene para los próximos años, es generar los cambios orgánicos más revolucionarios que han existido en la  historia de este país y deben estar encaminada a:

Una reestructuración del diseño organizativo, se debe apostar por un modelo descentralizado de funciones y una simplificación jerárquica que permita la optimización del tiempo de respuesta, ya que a mayor estructura mayor es la dificultad de respuesta.

Estos cambios estructurales deben apuntar a simplificar los procesos mediante la eliminación de la excesiva tramitación y para lograr esto se debe reducir las normativas actuales de los procesos internos de los departamentos.

La Administración Pública del mañana debe romper viejos paradigmas organizacionales e incorporar en su cultura conceptos de productividad, eficiencia y eficacia, con el objetivo que funcionarios públicos prestadores del mismo servicio, compitan entre sí para entregar el mejor servicio a este “cliente-usuario”.

Y esta competitividad en la entrega de servicio debe ir de la mano con incentivos a la productividad en la gestión del personal, mediante la capacitación continua y constante, pero sobre todo crear una real carrera funcionaria basada en la meritocracia.

Se deben generar procesos de control dinámicos, que entreguen retroalimentación en tiempo real, que permita hacer mejoras continuas, quitándole el sesgo coercitivo al concepto de control.

La dirección del aparato estatal se debe dejar a cargo de los profesionales más competentes del mercado laboral, que cuente con una mirada gerencial para el proceso, lo que implica la eliminación de concursos públicos dirigidos por fuerzas políticas o puestos para devolver favores políticos.

El usuario debe entenderse hoy como un cliente, como una persona con múltiples habilidades, al cual se le debe capacitar en la utilización de servicios y sobre todo llegar a él mediante los adelantos tecnológicos actuales, para que gran parte de los trámites que debe hacer, lo haga desde la comodidad de su hogar.

Se debe entender de una vez por todas que modernización del Estado, no es sinónimo de llenar las oficinas de computadores, sino involucra romper modelos arcaicos de administración y cambiar la visión que se tiene del usuario, para posicionarlo como el centro de los objetivos de quehacer público. Esto implica un gran cambio de paradigma estatal, donde las estructuras, las funciones, los liderazgos y las articulaciones deben centrarse en este usuario-cliente.

Por lo que señores políticos dejen de tratar de repartir sus cuotas de poder, en post que una coalición u otra perpetúe su liderazgo por más de un período y es hora de sentarse hablar de lo que realmente importa que es este cliente-usuario con múltiples necesidades y con alta capacidad de reacción ante el medio.

Esta es la única forma de poder lograr que esta enorme estructura ineficiente genere movilidad y respuesta a una nación que ha aprendido a luchar por lo que necesita.

Caso Nabila Rifo, una mala señal para la sociedad.

Nadie ha quedado incólume ante la decisión que tomó la Corte Suprema, en el caso de Nabila Rifo, específicamente la Sala Penal de esa Corte, la cual estuvo compuesta por los Ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisterna y Jorge Dahm, quienes desestimaron (4 votos contra 1) el delito de femicidio frustrado en contra Nabila.

Debemos recordar que el Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique, había condenado al imputado Mauricio Ortega Ruiz, a cumplir una condena de 26 años de presidio, por los delitos de Lesiones Graves Gravísimas en el contexto de violencia intrafamiliar, violación de morada y femicidio frustrado, pero la defensa de Ortega Ruiz, presentó ante la Corte Suprema un Recurso de Nulidad, con la finalidad que se anulara el juicio por presuntos vicios constitucionales, quienes no aceptaron la hipótesis de nulidad del fallo, no obstante a ello desestimaron uno de los delitos imputados, el más gravoso, se desestimó el delito de femicidio frustrado. La “Honorable Corte”, tomó la decisión (la cual es inapelable) de desestimar el femicidio frustrado, ya que no se logró demostrar que el imputado tuvo la intención de matar a la víctima debido a que en el desarrollo de los hechos hubo dos momentos independientes, uno en el cual le produjo las lesiones graves y el otro distinto en que le provocó las lesiones graves gravísimas.

Para poder entender de mejor manera esta decisión, la Corte planea que la extracción de los globos oculares a la víctima no es el resultado, ni se vincula con los golpes con un trozo de concreto que el imputado le propinó en la cabeza a la víctima.

En la práctica, la decisión de la “Honorable Corte” lo que hace es rebajar de los 26 años que debía cumplir de presidio el imputado a 18 años (12 años y 180 días por el delito de lesiones graves y gravísimas, 4 años por el delito de lesiones graves y 541 días por el delito de violación de morada). Es dable mencionar que los cuatro años por lesiones graves reemplazaron al delito de femicidio frustrado.

Ante la inapelabilidad del fallo solo nos queda reflexionar y cuestionarnos un poco…

En primer lugar, el golpear en reiteradas ocasiones con un elemento contundente en la cabeza a una persona ¿el objetivo no es atentar contra la vida de ésta?, ¿qué otra intención distinta podría haber? ¿No bastaba solo el primer hecho, golpear en la cabeza con un objeto contundente, para establecer el dolo en la acción?, estas interrogantes quedarán en la retina de muchos chilenos, que pensamos que la decisión de la “Honorable Corte”, fue de laboratorio y carente de aproximación a la realidad.

Segundo, me pregunto… y creo que no soy el único que se lo está preguntando… ¿habría fallado la “Honorable Corte” de la misma forma como lo hizo, si este hecho hubiera ocurrido en un barrio acomodado de la capital y/o, a una familia de apellido Piñera, Bachelet, Matte, Larraín, Errázuriz, etc.?… ¿Habría importado tanto la “unidad en la acción”, si la víctima hubiera sido familiar de algún integrante de la “Honorable Corte”?.

Lo que es más terrible aún, este fallo genera jurisprudencia y ¿qué es jurisprudencia?… Es un conjunto de sentencias de los Tribunales que es fuente de derecho, por lo cual es citable, consultable y aplicable en otras causas, lo que genera un precedente bastante cuestionable y entrega una muy mala señal a la sociedad, ya que demuestra que un buen abogado defensor puede ingeniárselas para desacreditar toda la labor efectuada por la Fiscalía y la Policía.

Sin duda se genera un mal precedente y quienes esperamos que asuman un rol protagónico en la causa aparecen, en los medios de comunicación haciendo declaraciones políticamente aceptadas. No puede la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género Claudia Pascual, solo declarar “fue una decisión de un poder del Estado”. Señora Ministra Ud. está para representar a las mujeres y luchar por la equidad de género, Ud. debió ser la primera en decir que no está conforme con la decisión que tomó la Corte, que genera un muy mal precedente para el futuro o Ud. no cree que muchos Defensores Penales utilizaran este fallo para fundamentar sus futuras defensas. Ud. debió dejar el discurso político con la intención de no quedar mal con nadie a un lado, ya que da pena leer su declaración: “hay institucionalidad, justicia y condena”… “hay que dejar en claro que acá no hay impunidad ni libertad”. Sra. Ministra, nadie ha dicho acá que el imputado no haya sido condenado, lo que se está reclamando es el tremendo daño que se genera con este mal precedente. Lo que se está planteando que por un fallo muy técnico, de laboratorio jurídico, se le rebajó la pena a un imputado en 8 años, ya que no se pudo demostrar el dolo.

Ya es el momento de decir alto, ¿no bastan los 23 casos de femicidio que van a la fecha en nuestro país o los 34 casos del año pasado ó los 45 casos del año 2015?. Es hora de dar claras señales que el maltrato, la violencia, el comportamiento de abuso y sometimiento hacía la mujer en nuestro país no se permitirá más, pero para ello las instituciones deben dar señales claras que no están dispuesta a transar en este tema ni ahora ni nunca.

Primarias 2017. ¿El triunfo de la democracia?

El día 19 de junio del año en curso el Servicio Electoral de Chile (Servel), publicó en su sitio web que en Chile habían 13.531.553 ciudadanos habilitados para ejercer su derecho a voto a lo largo del territorio nacional, además que en el extranjero había otros 21.270 chilenos que solicitaron cambio de domicilio para poder votar por primera vez en la historia de Chile desde fuera del país. De esa forma estamos frente a un universo de 13.552.823 chilenos con facultad para sufragar en casi 2 mil locales debidamente habilitados para estos efectos, excluyendo los militantes de los partidos políticos que no son parte del proceso y los correligionarios suspendidos de los partidos políticos participantes.

Pero una vez concluido el acto electoral, nos encontramos que solo 1.811.411 chilenos concurrieron a ejercer su derecho, lo que representa el 13% de la población total con derecho a voto. La Ministra Secretaria General de Gobierno Paula Narváez, luego de conocido el universo de ciudadanos que participó en el acto electoral lo calificó como “un triunfo de la democracia”.

A raíz de lo anterior surgen un cúmulo de preguntas, primero ¿Sra. Ministra Narváez, usted encuentra un triunfo de la democracia que solo el 13% de la población facultada para votar ejerza su derecho?… ¿Será 1.811.411 personas una muestra representativa del pensar colectivo de los chilenos?

No será más constructivo hacer una profunda reflexión y darse el trabajo de pensar por qué solo el 13% de los chilenos con derecho a voto participa. Sin lugar a duda, no resto importancia a la influencia negativa que tuvo para el proceso electoral que el mismo día la Selección Chilena de Futbol participe en una final de nivel mundial, pero existen otros hitos importantes que destacar.

¿Habrá existido una estéril propuesta de los candidatos?… quienes pudieron ver los debates televisivos podrán concordar conmigo que gran parte del tiempo a los candidatos se les centró en el mismo tema de siempre “la delincuencia”, tema que un sector político ha utilizado como “caballito de batalla” desde siempre, luego en las estrategias políticas a seguir en la eventualidad de no ser electos, a si una u otra candidatura es o no de izquierda, al pasar se tocaron temas relevantes como la educación, la salud, las pensiones de vejez, etc.

Muchos extrañamos temas que afecta al ciudadano común a ese que no fue a votar, no escuché ningún candidato que esbozara la más mínima preocupación por qué aún existe una tremenda brecha laboral entre hombre y mujeres, ya que según los datos que proporciona el INE, para el primer trimestre del año 2017, es decir entre enero y marzo existe la tasa de participación laboral de la mujer en Chile alcanzó 47.7%, mientras que la del hombre alcanza al 71.6%. Cómo a ningún candidato le podrá importar que existe una brecha salarial del 48.6% entre hombre y mujeres, que en el año 2013 habían 2.300.404 chilenos endeudados y en marzo del año 2017 existan 4.335.811. Al parecer el problema del endeudamiento en Chile no es tema para las agendas políticas de los candidatos y créanme señores políticos que si es un problema, ya que tras este endeudamiento existen problemas de fondo como por ejemplo los bajos ingresos, la necesidad de trabajar horas extras o tener dos empleos, lo que desencadena en mayor estrés en la población y menor calidad de vida, por ende personas menos felices, que ocupan gran parte de su vida a trabajar.

Es importante detenernos un minuto para hacer el siguiente análisis, el 53% de los chilenos que actualmente trabajando gana menos de $ 300.000 (trescientos mil pesos), solo el 22% gana sobre $ 500.000 (quinientos mil pesos), según los datos proporcionados en la última encuesta CASEN.  Con el alto costo de la vida en Chile, una familia para sobrevivir día a día debe inevitablemente endeudarse, porque con lo que ganan no alcanza para llegar a fin de mes.

Pero en la otra vereda tenemos una realidad diametralmente opuesta el 1% de los Chilenos de mayor ingreso concentra el 33% de los ingresos totales, pero estos temas al parecer no son relevantes para tratarlos por quienes pretenden dirigir el país los próximos años.

Creo que es importante reflexionar sobre las temáticas mencionadas anteriormente y ponerlos en la agenda política, para tratar de hacer de este país un país más justo.

También debemos de dejar el discurso político ridículos y sin fundamentos de lado, Sra. Ministra no ganó la democracia en Chile, el 13% del electorado son solo 1.811.411 personas de 13.552.823 o ¿Ud. cree lo contrario?

Somos una sociedad con serios problemas sin enfrentar y por lo que veo sin la voluntad para enfrentarlo aún, una población que está envejeciendo con pensiones paupérrimas, mujeres en desventaja social y económica, quienes ganan menos que los hombres, trabajan menos (para efectos de pensión) y que se pensionan antes.

Señor Piñera solo 716.887 ciudadanos con derecho a voto, no piense que ganó la presidencia y ojo nunca estuvimos en pleno empleo en Chile, no es como Ud. le respondió a Pilar Molina en Radio Agricultura, ya que a pesar de estar cercano al 6% de desempleo, se consideran los subempleos en ese porcentaje, por lo cual no es la verdad, dejemos de engañar a la gente.

Sra. Sánchez solo votó por Ud. 209.450 ciudadanos, no son una muestra representativa del pensar de los chilenos, comiencen a pensar en lo que realmente le importa a la gente común y resolver los problemas reales.

En resumen, es importante poner énfasis en las cosas que lealmente importa, cuando la gente sienta que realmente existe voluntad en solucionar sus problemas, las urnas se llenaran de ciudadanos con ganas de ejercer su derecho a voto.