Sunday, July 16th, 2017

now browsing by day

 

Caso Nabila Rifo, una mala señal para la sociedad.

Nadie ha quedado incólume ante la decisión que tomó la Corte Suprema, en el caso de Nabila Rifo, específicamente la Sala Penal de esa Corte, la cual estuvo compuesta por los Ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisterna y Jorge Dahm, quienes desestimaron (4 votos contra 1) el delito de femicidio frustrado en contra Nabila.

Debemos recordar que el Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique, había condenado al imputado Mauricio Ortega Ruiz, a cumplir una condena de 26 años de presidio, por los delitos de Lesiones Graves Gravísimas en el contexto de violencia intrafamiliar, violación de morada y femicidio frustrado, pero la defensa de Ortega Ruiz, presentó ante la Corte Suprema un Recurso de Nulidad, con la finalidad que se anulara el juicio por presuntos vicios constitucionales, quienes no aceptaron la hipótesis de nulidad del fallo, no obstante a ello desestimaron uno de los delitos imputados, el más gravoso, se desestimó el delito de femicidio frustrado. La “Honorable Corte”, tomó la decisión (la cual es inapelable) de desestimar el femicidio frustrado, ya que no se logró demostrar que el imputado tuvo la intención de matar a la víctima debido a que en el desarrollo de los hechos hubo dos momentos independientes, uno en el cual le produjo las lesiones graves y el otro distinto en que le provocó las lesiones graves gravísimas.

Para poder entender de mejor manera esta decisión, la Corte planea que la extracción de los globos oculares a la víctima no es el resultado, ni se vincula con los golpes con un trozo de concreto que el imputado le propinó en la cabeza a la víctima.

En la práctica, la decisión de la “Honorable Corte” lo que hace es rebajar de los 26 años que debía cumplir de presidio el imputado a 18 años (12 años y 180 días por el delito de lesiones graves y gravísimas, 4 años por el delito de lesiones graves y 541 días por el delito de violación de morada). Es dable mencionar que los cuatro años por lesiones graves reemplazaron al delito de femicidio frustrado.

Ante la inapelabilidad del fallo solo nos queda reflexionar y cuestionarnos un poco…

En primer lugar, el golpear en reiteradas ocasiones con un elemento contundente en la cabeza a una persona ¿el objetivo no es atentar contra la vida de ésta?, ¿qué otra intención distinta podría haber? ¿No bastaba solo el primer hecho, golpear en la cabeza con un objeto contundente, para establecer el dolo en la acción?, estas interrogantes quedarán en la retina de muchos chilenos, que pensamos que la decisión de la “Honorable Corte”, fue de laboratorio y carente de aproximación a la realidad.

Segundo, me pregunto… y creo que no soy el único que se lo está preguntando… ¿habría fallado la “Honorable Corte” de la misma forma como lo hizo, si este hecho hubiera ocurrido en un barrio acomodado de la capital y/o, a una familia de apellido Piñera, Bachelet, Matte, Larraín, Errázuriz, etc.?… ¿Habría importado tanto la “unidad en la acción”, si la víctima hubiera sido familiar de algún integrante de la “Honorable Corte”?.

Lo que es más terrible aún, este fallo genera jurisprudencia y ¿qué es jurisprudencia?… Es un conjunto de sentencias de los Tribunales que es fuente de derecho, por lo cual es citable, consultable y aplicable en otras causas, lo que genera un precedente bastante cuestionable y entrega una muy mala señal a la sociedad, ya que demuestra que un buen abogado defensor puede ingeniárselas para desacreditar toda la labor efectuada por la Fiscalía y la Policía.

Sin duda se genera un mal precedente y quienes esperamos que asuman un rol protagónico en la causa aparecen, en los medios de comunicación haciendo declaraciones políticamente aceptadas. No puede la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género Claudia Pascual, solo declarar “fue una decisión de un poder del Estado”. Señora Ministra Ud. está para representar a las mujeres y luchar por la equidad de género, Ud. debió ser la primera en decir que no está conforme con la decisión que tomó la Corte, que genera un muy mal precedente para el futuro o Ud. no cree que muchos Defensores Penales utilizaran este fallo para fundamentar sus futuras defensas. Ud. debió dejar el discurso político con la intención de no quedar mal con nadie a un lado, ya que da pena leer su declaración: “hay institucionalidad, justicia y condena”… “hay que dejar en claro que acá no hay impunidad ni libertad”. Sra. Ministra, nadie ha dicho acá que el imputado no haya sido condenado, lo que se está reclamando es el tremendo daño que se genera con este mal precedente. Lo que se está planteando que por un fallo muy técnico, de laboratorio jurídico, se le rebajó la pena a un imputado en 8 años, ya que no se pudo demostrar el dolo.

Ya es el momento de decir alto, ¿no bastan los 23 casos de femicidio que van a la fecha en nuestro país o los 34 casos del año pasado ó los 45 casos del año 2015?. Es hora de dar claras señales que el maltrato, la violencia, el comportamiento de abuso y sometimiento hacía la mujer en nuestro país no se permitirá más, pero para ello las instituciones deben dar señales claras que no están dispuesta a transar en este tema ni ahora ni nunca.