November, 2020

now browsing by month

 

El Gobierno Local como motor de activación económica nacional.

Las Naciones Unidas, han sido muy categóricos y ha planteado que esta crisis ningún país puede enfrentarla solo y que los Estados deben cooperarse, para poder revitalizar las economías, impulsar el comercio y apoyar a las personas más vulnerables de los efectos negativos de la pandemia.

En este mismo sentido, para reactivar el crecimiento económico nacional, es necesario fomentar el desarrollo local, para lo cual es preciso contar con el interés de todos los actores que intervienen en el ámbito local, como por ejemplo sus autoridades, la sociedad civil, representantes de las organizaciones sociales, culturales y religiosas. Esto con el afán de poder articular las distintas acciones de coordinación y planificación, con respecto a cada realidad local. Para luego, coordinarse y cooperar con las comunas vecinas.

En esta situación, es imprescindible la acción activa de los Municipios, quienes deben realizar un levantamiento de información, para un posterior diagnóstico de la real situación actual de la comuna, la cual, sin duda tiene características y necesidades distintas a las que existían antes del COVID-19.

En este diagnóstico, se debe establecer las actividades desarrolladas por la pequeña y mediana empresa, sobre sus productos y servicios, con la finalidad de poder establecer posibles ayudas económicas de ser necesario.

Conocidos los productos de la comuna, se deberá buscar potenciales mercados nacionales e internacionales, en donde poder posicionarlos, lo que permitirá dar a conocer el producto y la comuna de origen.

Paralelamente, incentivar a la asociación de micro y mediados empresarios, bajo una figura legal que permita obtener mayores beneficios al actuar en conjunto. Luego, detectar en comunas vecinas actividades económicas comunes que pueden ser parte de estas agrupaciones o servir de modelos para el desarrollo de las misma en otras comunas, lo que permitiría un desarrollo comunal, que se reflejará en el desarrollo regional y por ende nacional.

Asimismo, y no menos importante, el diagnóstico debiera proporcionar información respecto a potenciales nuevos productos para desarrollar en las comunas, acción que permitirá diversificar la oferta comunal. Esto de la mano con un proceso de capacitación específica para el desarrollo de estos nuevos productos, mediante convenios con Instituciones de Educación Superior.

En definitiva, si algo nos enseñó el COVID-19, es la necesidad de unión entre las personas, organizaciones, gobiernos y países, como única solución para enfrentar el máximo reto de los últimos 100 años.