Homenaje a Delia Rojas Cortés (1833-1950)

En el trabajo de investigación que llevo a cabo que tiene relación con el desarrollo y la emancipación de la mujer en Chile, he descubierto personajes fascinantes que por diferentes motivos no son recordados, pero que sin duda han dejado un legado que no podemos olvidar, por esto este artículo tiene como fin hacer un homenaje a esta extraordinaria mujer.

Delia Rojas Cortés, nació en la cuidad de Copiapó en el año 1833, como muchas de las mujeres de su época tenía ansias de aprender, pero no tuvo la posibilidad de ingresar a un Liceo de Señoritas, ya que en su ciudad natal no existían, lo que la llevó a aprender sin método y hacer sus primeras publicaciones en su “diario íntimo”.  En su afán de aprender se vio en la necesidad de solicitarle al profesor del Liceo de Hombre que le enseñara castellano, en espacial quería corregir su ortografía, pero este profesor era de profesión médico y no hacía clases particulares, lo que la obligó a pagarle visitas domiciliarias, las que en ese momento tenían un costo de $ 2 (dos pesos).

De su “diario íntimo” pasó a escribir cortos artículos de temas sociales, a los cuales ella personalmente llamó faltos de belleza, pero en el año 1915 reunió todos estos artículos en un folleto que publica en el mes abril de ese año, el que lleva por título “Mis observaciones”.

Notable para su época, su primer artículo lo titula “Relación que existe entre el divorcio y la educación de la mujer”, planteando que es necesario para el progreso de la nación educar a la mujer y lograr establecer una Ley de Divorcio, apelando a que la mujer debe tener el derecho a ser educada para las labores del hogar, ingresando a los Liceos de Señoritas, aún escasos en aquellos años.

También escribió sobre el problema del alcoholismo de la época, de los altos niveles de personas que no sabían leer y escribir, la estreches de las viviendas, falta de recreación de los ciudadanos y sobre todo de la falta de preocupación por la vida del pueblo, todo ello la llevó a ganarse la denominación de “Libre Pensadora”, sin esencia femenina, dulzura, candor, sin virtud.

Sin lugar a duda, lo que la llevó a ser tachada como subversiva, anarquista, etc., decir que “Para mí la Patria, no es el Gobierno, ni lo hechos de guerra; sino el terruño con sus costumbres, su clima, sus flores, sus aves, todo lo bello, lo bueno lo malo que hay en los suelos donde uno ha nacido; para mí, este es mi pueblo donde nací, crecí, donde su magnífico clima me da la salud del cuerpo y del alma, es para mí más Patria que todo Chile”.

En el “Círculo de Lectura de Señoras”, continuó debatiendo sobre Patria, por lo cual fue criticada duramente por este círculo y la prensa la atacó fuertemente bajo su seudónimo “Delie Rouge”.

Después de tanto ataque continuó escribiendo y luchando por la emancipación de la mujer por la educación más amplia, pero sus actividades pacifistas y la agitada prensa en su contra le pasan la cuenta en su hogar, su marido se va de Chile llevándose a su hija.

Una de las socias fundadoras del “Movimiento Pro-Emancipación de la mujer de Chile”, en 1935, ocupando por varios periodos el cargo de Secretaria de Prensa, desde donde luchó por sus ideales y el crecimiento de la mujer chilena.

Las mujeres pacifistas de Estados Unidos en el año 1937, le otorga la distinción de “Benemérita de la Paz”, en reconocimiento de su lucha por el desarme en esos años que era muy fácil ser tildad como antipatriota.

Delia Rojas Cortés, conocida como “Delie Rouge”, es una constante lucha, primero por aprender, luego por difundir y defender sus ideales, luego por recuperar a su hija y siempre por el crecimiento de la mujer.

Comments are Closed