La investigación científica una deuda de los países latinoamericanos.

Hoy en día los países de Latinoamérica se encuentran en una gran desventaja en el campo de la investigación científica, ya que no son semilleros de científicos, (Bernal, 2010, pág. p.6) afirma: “En el llamado tercer mundo en la actualidad vive el 77% de la población mundial, pero tan solo posee el 6% del total de los científicos del planeta y de estos solo el 1% son Latinoamericanos”.

Para que Latinoamérica revierta esta situación, deben los Gobiernos entender que el desarrollo del país depende de abrir espacios al crecimiento científico, deben entender que es necesario invertir en investigación, pero una inversión permanente en el tiempo, que genere un desarrollo sostenible. Asimismo los Gobiernos deben generar políticas públicas, que garanticen ésta inversión continua y constante, en pos del desarrollo del país y que no dependan del Gobierno de turno.  El sector empresarial por su parte debe hacer suya la responsabilidad de invertir en investigación científica y tecnología dentro de su industria, lo cual se verá reflejado no solo en el mercado interno, sino le dará un mayor estatus en los mercados internacionales. Y sin lugar a duda, las Universidades juegan un rol fundamental, en esta cruzada de los países Latinoamericanos, por revertir la situación actual de escases de sabia investigadora, no solo porque debe garantizar el lugar en donde se desarrolle la investigación científica, sino que también deben incentivar el interés por la actividad investigativa, entre el alumnado de pregrado, siendo éstos la generación de recambio en la élite intelectual.

Hoy en día, las países Latinoamericanos necesitan realizar estos cambios, para de esta forma se genere conocimiento, ya que este mayor desarrollo en ciencia y tecnológico, permitirá a las naciones enfrentar de mejor maneras las inclemencias de los mercados externos, ya que en un mundo globalizado todos los países se ven afectados en tiempo de crisis económica, unos más que otros, dependiendo de cuan preparados están. Por lo cual, los países deben gastar en investigación pensando que éste no es  un gasto sino inversión, la cual se verá rentabilizada al momento de poder sobrellevar situaciones límites.

La Sociedades Civil, no puede estar ajena a estos esfuerzos en vía de crecimiento, necesitan que sus integrantes sean personas con mayor capacidad de análisis y critica, que sea capaz de ir a la par con el crecimiento en conocimiento, capaz de comprender la complejidad y el dinamismos de  los descubrimientos en ciencia y tecnología, pudiendo comprender que la comunidad científica es el motor fundamental, en el desarrollo de las naciones, dando así la importancia a contribuir a que se generen las instancias para su desarrollo y permanencia en la sociedad.

La intención de este artículo es dar a conocer la paupérrima realidad en que se encuentran los países latinoamericanos, en relación a la sociedad del conocimiento e incentivar a las empresas y al Gobierno a poner sus esfuerzos en invertir en investigación científica, pero debemos tener cautela porque no solo se trata que sean muchos o pocos los científicos, sino que además éstos se enfoquen en estrategias de desarrollo de la nación y que este desarrollo no impacte negativamente al entorno, sino que genere un desarrollo sostenible. Por ende lo que se debe buscar es un criterio de calidad de producción científica, desde la perspectiva socialmente responsable.

Comments are Closed